Habitantes en Cuba

Durante la década de los años 60, en el siglo pasado, se produjo un boom de nacimientos en Cuba, fue el momento pico de confianza en la recién nacida Revolución.

Ny Tid
Ny Tids arkiv av artikler, skrevet av diverse skribenter. (Se nederst i artikkelen, evt kontakt oss for skribent).

Sin embargo en la actualidad sucede algo completamente opuesto, lo que se dice llamar «el síndrome de la cuna vacía», que implica que prácticamente no ocurren nacimientos en el país.

En la actualidad la población asciende a 11,2 millones aproximadamente, pero la longevidad alcanza la cifra de 1 488 centenarios, lo que implica que hay uno por cada 7 500 habitantes. La zona del país que tiene más personas ancianas es Villa Clara. También hay cerca de 2,0 mm de personas con 60 años o más, lo que se conoce por la tercera edad.

Entre otras causas de decrecimiento de la población, está la emigración, que afecta grandemente la Población Económicamente Activa, ya que la mayoría de los que abandonan el país o pretenden hacerlo están en edad laboral.

Como una cadena, este problema se extiende a las posibilidades de mantener estable la producción y los servicios y por ende atañe a la economía nacional, ya que la mano de obra se hace escaza. Recientemente, el gobierno tuvo que modificar la Ley de Seguridad Social, aumentando 5 años a la edad de retiro, tanto de los hombres como de las mujeres.

Quizás aquellos que no mantengan al día los conocimientos sobre las dificultades que tienen para vivir los habitantes de Cuba se pregunten: ¿por qué sucede esto? La respuesta es bien sencilla, es un fenómeno social vinculado con la falta de fe en el sistema y la necesidad de encontrar un futuro y un sentido para la vida.

Con algunos ejemplos ilustrativos, se podrá tener una mejor idea de lo que está pasando. Se debe recordar que el gobierno cubano ha vendido por años al mundo la imagen de un país con «logros», entre ellos la salud y la educación. En estos momentos ninguna de estas dos áreas resiste el menor de los análisis. El Sistema de Salud está totalmente deteriorado, el programa del Médico de la Familia se esfumó. En la mayoría de los hospitales del país, con edificaciones en estado muy deteriorado por falta de mantenimiento, no hay médicos; los cuerpos de guardia están cubiertos por alumnos de la Escuela Internacional de Medicina y en muchas ocasiones no existe la posibilidad de tomarse análisis o placas por falta de recursos.

Claro, los países amigos, y otros no tan amigos, pero que se aprovechan de esta política de la dictadura en el poder, sí tienen médicos cubanos, en los rincones más apartados y también medicinas y recursos.

Hacia adentro se justifica toda esta compleja situación, con el mismo «estribillo» de siempre: «es culpa del imperialismo yanqui».

Por otra parte la educación se ha ido deteriorando entre un curso escolar y otro. Lo más difícil para un aula, es conseguir un maestro. Son muy pocos los que en estos momentos quieren ejercer esta profesión, teniendo un título acreditativo. Es por eso que la dirección del país, ha tenido que acudir al invento.

Primero trató con los maestros retirados, dándole posibilidad de aumentar sus ingresos mensuales, pero no dio resultado. El experimento actual está vinculado a los llamados «maestros emergentes», que son alumnos de un nivel superior al que le van a impartir clases. Por ejemplo los de secundaria enseñan en la primaria. Pero esto tampoco funciona, aunque las clases se tomen de la televisión. Además, hay que añadir, que a las escuelas ha llegado la corrupción que invade el país.

Pero como si estas dos afectaciones sociales fueran pocas, está una de carácter individual, que es la falta de vivienda. ¿Dónde podrá vivir el bebé que nace?

Cifras oficiales han señalado que más del 60% del fondo habitacional del país, está en estado deplorable. También los huracanes -en los últimos años- han afectado más de 600 mil inmuebles y un número considerable de familias a lo largo del país no tiene casa para vivir.

El gobierno se jacta de decir que las pérdidas de vida humana son mínimas durante este tipo de evento de la naturaleza, pero las afectaciones a la vivienda, a los recursos personales y a la economía en general, son cuantiosas. Y es que la infraestructura del país, no resiste ni un viento huracanado, la mayoría de los municipios son vulnerables ante cualquier tipo de desastre meteorológico.

El cubano se ve en la necesidad de recurrir a los antiguos «bohíos», construcciones de madera y techo de hojas de palma seca, que solo le duraran hasta el siguiente ciclón. Es que las promesas hechas hace 50 años, han quedado en el olvido. La industria de materiales de la construcción, dedicó años de su producción, ahora desestabilizada, a la ejecución de túneles para el ejército, con el fin de apoyar la llamada «guerra de todo el pueblo».

Los ejemplos sobran, pero la acumulación de necesidades, lo difícil de la vida, la falta de estímulos materiales, son entre otros muchos, factores decisivos para que la mujer cubana no piense en reproducirse, es por eso que nuestra población envejece y no crece. Para solucionar este envejecimiento poblacional, habría que transformar la política social y económica del país.

---
DEL